jueves, julio 31, 2014

Diez de diciembre

Diez de diciembre, el último libro publicado por George Saunders, recibido en su país con éxito de público y de crítica y editado en el nuestro por Alfabia, insiste en la temática y el formato habitual en el escritor norteamericano: diez relatos que indagan en la fragilidad humana desde una óptica surrealista que combina el humor y la compasión, al modo de pequeñas tragicomedias que bordean el absurdo pero hacen diana en el corazón del lector.

El catálogo de debilidades humanas que nos ofrecen los personajes de Saunders es amplio y variado: el instinto de protección, siempre en riesgo ante posibles amenazas exteriores, sean reales o imaginarias; los celos y la envidia que resulta de compararse con vecinos más pudientes, más exitosos en sus vidas (peer pressure) junto a la inseguridad de no estar a la altura; el sentimentalismo hacia los propios hijos; las obsesiones propias que derivan en comportamientos alienantes…

Todo ello inserto en un entramado que comprende los distintos ámbitos en que se desenvuelve el hombre actual, en los que ha de interactuar y condicionan su evolución: las relaciones familiares, las relaciones sociales y las relaciones laborales...


Si lo deseas, puedes leer la reseña completa en el último número de la revista digital de arte y pensamiento espacioluke

lunes, julio 28, 2014

Un sabio consejo / A wise advise

-Pero Dante, hijo, ¿para qué demonios sirve eso que vas a estudiar? Mira que vas a tirar tu tiempo y a malgastar tu esfuerzo. ¿En lugar de palabrería por qué no estudias algo de provecho? No sé, médico, ingeniero, arquitecto o, aunque sea, abogado. Cuando te mueras de hambre no me vengas a pedir ayuda. Tú verás. Que conste que yo ya te he avisado, ¿eh?...




-But Dante, my son, what the hell is it worth for that thing you are going to study? Look, you are going to waste your time and energy. Instead of useless words, why don't you study something useful? I don't know, medicine, engineering, architecture or, at least, law. When you are starving don't come to me for help. You'll see. At least I warned you, ok?... 

viernes, julio 25, 2014

Movimiento por la Emancipación de la Poesía


Me dijeron que derramara un río
Por aquellos que habían sentido el brote de la vida
Y que sudara más fuerte para completar el cauce.

Pero gritaba demasiado alto para sudar
Y surcar el juicio de aquel que servía.

Alargaba el dedo para sentir a la Humanidad.


Movimiento por la Emancipación de la Poesía


viernes, julio 18, 2014

El poder de la ficción

Aquel momento que compartimos en Granada, los dos, extasiados ante los reflejos del sol, aquel atardecer frente a la Alhambra, sobrecogidos por la magia del Albayzín, fue un momento tan especial, tan singular, tan íntimo, que cuando lo revivo aún me pueden las ganas de llorar...; sí, debe ser que soporto mal el privilegio de la felicidad y por ello bloqueo el fluir de la emoción. Fue un momento irrepetible y lo que lo hace tan especial al recordarlo es saber que nos pertenece solo a ti y a mí.



¿Qué te pasa? ¿Por qué callas? ¿Por qué me miras así? ¿Es que tú no lo sentiste? ¿Es que no fue así, tal y como lo cuento? Mirándote, cualquiera pensaría que es que me lo he inventado, o que lo he soñado... Pero ¿por qué no dices nada?

martes, julio 15, 2014

Nada a lo que agarrarse / Nothing to get hold on to

Nuevos indicios parecen confirmar que Dios aceptó durante años sobornos por parte de ciertas almas condenadas a fin de evitar o acortar su estancia en el purgatorio.


New evidence seems to confirm that for years God accepted bribes by some damned souls in order to prevent or shorten their stay in purgatory.

sábado, julio 12, 2014

El ángel Esmeralda - Don Delillo

Las nueve historias que conforman el libro El ángel Esmeralda, la primera colección de relatos publicada por Don Delillo, casi una anomalía en la larga trayectoria del ya veterano escritor neoyorquino, no se desmarca de sus obsesiones y escenarios habituales: seres humanos a merced de las circunstancias, a menudo norteamericanos que se encuentran fuera de su hábitat natural  (sea una precaria profesora norteamericana en una Atenas sacudida por fuertes terremotos, una pareja sometida a imprevisibles esperas en un lugar exótico debido a la repetida cancelación de vuelos) o confinados por las circunstancias en escenarios delimitados (cápsulas espaciales, prisiones, campus universitarios, museos o minúsculos apartamentos). Seres diversos forzados a compartir un espacio, una circunstancia, o que buscan interactuar –a menudo con torpeza- con otros seres a fin de espantar su soledad.

El hilo recurrente de los nueve relatos es la incomunicación, la imposibilidad de conectar plenamente con el otro, con el extraño: sea la huidiza muchacha sin techo, Esmeralda, por parte de la monja que lleva a cabo obras de beneficencia en el Bronx (un relato que, sospecho, fue literalmente extraído de Submundo, la obra más extensa de Delillo, pese a que ello no se menciona en el ejemplar que leí); el viejo que camina y al que con su imaginación tratan de dotar de un sentido los dos estudiantes de lógica en Medianoche en Dostoievsky; la mujer que asiste a las salas de cine y a la que se sigue obsesivamente por Nueva York; su compañero de celda o su propia familia por parte del recluso; su pareja o una desconocida por parte del turista a merced de una caprichosa línea aérea local; o entre sí por parte de los dos astronautas en misión bélica.

Seres conscientes de sí mismos, de sus flaquezas, alienados, siempre en búsqueda aunque ni ellos mismos saben muy bien de qué, presos de una fuerte inquietud que les empuja al extravío, a caer en conductas impredecibles que desafían a la lógica y a la postre revelan sus limitaciones. Todo ello envuelto en un vago cosmopolitismo.  



En el momento culminante del último relato –The starveling (título de compleja traducción)-, el cual gira en torno a dos seres que frecuentan salas de cine, a menudo a horas poco habituales, el protagonista, tras seguir por Nueva York durante horas a una mujer con la que ha coincidido en una sala,  al tratar de entablar contacto con ella rememora con cierto detalle las circunstancias en las que diez años antes vio una determinada película japonesa que dura tres horas y media basada en el secuestro de un autobús y el trauma que tal hecho provoca en dos niños y el vínculo que a raíz de ello establecen con el conductor, en una sala de cine, mal atendida, situada en los bajos de una macrotienda de artículos musicales. Recuerda que aquella vez, al igual que en esta ocasión, los surtidores de agua no funcionaban y por ello no se pudo lavar las manos, que es la razón por la que ha entrado en el lavabo de señoras tal y como explica a la mujer –asustada- a la que ha hecho objeto de sus seguimientos. 

Lo sorprendente es que también yo vi dicha película -duró muy poco en cartelera- y en la misma sala a la que alude el protagonista del relato, la cual, por cierto, estuvo casi vacía durante la proyección. Se hallaba en los bajos, en el sótano, de la macrotienda que Virgin, la multinacional de artículos relacionados con la música, tenía situado en pleno Times Square. La película –casi una experiencia emocional más que un simple film- está rodada en blanco y negro, se titula Eureka y su director es Shinji Aoyama. Dura 217 minutos.  http://www.filmaffinity.com/es/film639522.html 


Jamás había experimentado una forma más efectiva, más inmediata y poderosa, amén de original, de introducirme en un relato.


   

El ángel Esmeralda está editado en España por Seix Barral

miércoles, julio 09, 2014

sábado, julio 05, 2014

A place called home (Un lugar llamado hogar) - PJ Harvey

Un día
Lo sé
Encontraremos
Un lugar para la esperanza
Tan solo sujétate a mí
Tan solo sujétate a mí

Camina recto
Una línea
Quiero contar contigo
Esta vez
No hay nadie a quien culpar
Tan solo agárrate a mí
Voy bien de tiempo
Los pájaros aún cantan
Estás justo en la línea
Los teléfonos siguen sonando vamos mi amor
La batalla ha sido ganada
Los aviones siguen en vuelo
Voy bien de tiempo
La chica sigue cantando

Camino
Vadeo
Tierras plenas
Y en soledad
Tropiezo
Tropiezo
Contigo
Espero
Nacer
Otra vez
Con amor llega el día
Tan solo agárrate a mí  

Ahora es el momento de culminar, de interpretar las señales
el mensaje ya ha sido lanzado, llevémoslo a término


Un día-lo-sé- habrá-un-lugar-para-nosotros.


jueves, julio 03, 2014

Paralelismos evolutivos

En el siglo XIV una ardilla podía atravesar la Península Ibérica entera saltando de árbol en árbol.


En el siglo XXI un español puede atravesar su vida entera saltando de tertulia en tertulia.