sábado, agosto 29, 2015

Némesis, Philip Roth

Némesis, la novela con que Philip Roth puso punto final a su larga y fértil carrera –publicada por Mondadori-, tiene como contexto una terrible epidemia de poliomelitis que en el tórrido verano de 1944 se ceba especialmente con los niños de la comunidad judía en Newark, ciudad natal de Roth y escenario de tantas de sus novelas.

Su protagonista, Bucky Cantor, un joven de 23 años, profesor de educación física, trabaja durante el verano como monitor en un patio de recreo al que los niños acuden a jugar y a practicar deporte. Impedido, a diferencia de sus amigos, de combatir en la Segunda Guerra Mundial a causa de su mala vista y con su orgullo herido asiste impotente a los estragos que la epidemia de polio, al modo de una plaga bíblica, provoca en numerosos niños de su comunidad. En plena crisis sanitaria, Cantor acepta la oportunidad que le ofrece su novia de reunirse con ella en un campamento de verano situado en las montañas donde ha quedado vacante una plaza de monitor pero su huida de Newark en plena crisis le provoca problemas de conciencia. Una vez allí se desatan las acontecimientos cuyas consecuencias le marcarán de por vida.

La clave de Némesis reside en el carácter de su protagonista, un joven huérfano en la práctica –no llegó a conocer a su madre y su padre, un hombre turbio, despareció de su vida siendo él un niño-, criado por sus abuelos en un entorno humilde cuya intachable actitud de cara al exterior oculta unas deficiencias de carácter producto de un elevado sentido de la responsabilidad, de escasa tolerancia hacia sus propias flaquezas unido a una marcada  inclinación hacia el sentimiento de culpa que se demostrarán fatales y que, a través del sacrificio personal, acabarán empujándole a la autodestrucción.

Al igual que “el Sueco” de Pastoral Americana o el joven protagonista de Indignación, Cantor pertenece a esa modalidad de criaturas que protagonizan ciertas novelas de Roth: personas dignas, coherentes, bondadosas, sin tacha, personas rectas a las que sin embargo la vida acaba castigando sin remisión, ya sea a través de ellos mismos como consecuencia inopinada de sus propios actos o por caprichos del destino, sea por las extremas rigideces del sistema como sucede en Indignación o incluso por sus insuficiencias a la hora de relacionarse con miembros del sexo opuesto...


Si lo deseas puedes leer la reseña completa en el número de verano de la revista digital de arte y pensamiento espacioluke

jueves, agosto 20, 2015

Entresemana, Le Mans


...me gusta nadar temprano a las diez...


...respiro y bajo el agua veo mis pies...

domingo, agosto 16, 2015

miércoles, agosto 12, 2015

Amistad


Por entre lo que cabe esperar
y lo que estás dispuesto a ofrecer
discurre el sendero de la amistad.

sábado, agosto 08, 2015

el broche del verano

bosques calcinados
perros abandonados
maltrato familiar
alertas naranja
ahogamientos, micro y macro
toros boqueantes
record de turistas...

pronto riadas e inundaciones podrán el broche a otro verano sin fin



miércoles, agosto 05, 2015

solidaridad

-!No, no lo haga, se lo ruego, por favor, guárdese su generosa solidaridad, tenga piedad, se lo suplico!...


-No, don't do it, I beg you, please, keep for yourself your generous solidarity, have mercy, I implore you!...