domingo, diciembre 31, 2017

El paso del tiempo (Nochevieja existencial)

Mi impresión es que en Nochevieja lo que celebramos es el paso del tiempo. La primera condición para ello, claro, es estar vivos, así que de rebote eso es lo que conmemoramos. Ahora bien, no tengo claro que ese afán humano -quizás debería precisar y decir: occidental, aunque a la postre haya sido adoptado por otras culturas- por dividir, organizar y, en última instancia, maximizar el tiempo haya sido una buena idea. Si a alguien le apetece, le invito a reflexionar sobre ello escuchando una selección de canciones -work in progress- que he preparado a modo de inspiración.



1 comentario:

Bricd dijo...

Aún y a falta de, atentamente, escuchar la música propuesta sí debo pensar que la cama es al dormitorio la nave de viaje sobre la que atravesamos de un día para otro en ligero *bvagaje (*de vago también. Puro ocio). El receptáculo o continente es la nodriza que a modo de empacado sistema solar nos permite ese traslado en tan pequeño universo...Sólo el despertar electrónico de las horas, en el reloj, son el mínimo control o volante de navegación en la noche...Pero hay dos, o una, o ninguna excepción y salvoconducto:
Son todos aquellos que, por múltiples razones, tienen bula para seguir gobernando sus habichuelas mientras otros duermen y algunos, en clara y juvenil rebeldía, se pasan las horas de juerga.
Luego, por tanto, se intercalan roles a deshoras y los que madrugan levantándose ceden a crápula litera los que viajando lo hacen bajo solar destello. Vamos, los que duermen de día.

Dormir sumergido en el sobre (como Rajoy, por ejemplo) o en cajero si de méndigo tratase es un traspaso de cuentas entre dos crepúsculos...o susodichos crapusculares

Lo malo es que en ciertos casos, en muchos, cada día, algunos se quedan en el limbo, para siempre, de entre uno de ellos y no llega al crepuscular albor del siguiente. Como en agujero negro que en su horizonte de sucesos te devora su incertidumbre, sabiendo que entras pero no si sales. Posiblemente.

Soñar es motor de impulsos estelar de esa nave y las pesadillas cinturón meteórico de
llamaradas y fluctuaciones solares.

En fin, todo un viaje interestelar sin movernos del sitio

Saúde :|´