martes, enero 09, 2018

¿De qué estamos hechos? / What are we made of?

Estamos hechos de miedos, de deseos y de recuerdos.



We're made of fear, whishes and memories.

4 comentarios:

Bricd dijo...

De esos, el primero, es el principio (claro, todo principio no sólo es primero, también lo es génesis por genético) de toda religiosidad supersticiosa que domina el mundo de unos sobre otros.
Deseos y recuerdos que ya decía Hume bajo (ir)responsable instinto tutelado por, no sólo incertidumbre, instinto determinado. Sensibilidad bajo palio a flor de piel...Determinismo sobrehumano que cómo galerna y temporal, suelen ser imprevisibles y donados...

Lo que corrobora que: *Nada es virtud, todo es práctica; puntualidad incluida.

Somos, por tanto, millonésimas partes de menos cero absoluto teramicrones y por mor de ser sincero, cuarto y mitad menos en estos multiversos inhabitables salvo demostración de lo contrario. Esto es, unos indiferentes sinimportancias que comparados con las estrellas medias ni servimos como combustibles ni viajamos más lejos al no vernos libres de las ataduras que nos retienen los que se inventan a fantasmas y resucitados.

Sólo la realidad sensible se tiene por verdadera de la inteligible, siempre y cuanto se concrete...Una sinrazón, un sinsentido...

Saúdos :|´

[*Aforismo de cuño patentado por el ilustrador d:D´]

Il Gatopando dijo...

Mi percepción es que, con el transcurrir de la vida, el deseo mengua en sentido inversamente proporcional al aumento que experimentan las otras dos variables.

Es como si la materia humana fuera contenida en un triángulo, dos de cuyos ángulos no dejan de crecer y crecer una vez que el tercero no sólo ha detenido su vigorosa expansión inicial sino que encoge. Los placebos o sucedáneos a los que a menudo recurrimos a fin de mantenerlo estimulado y que no pocas veces nos acaban consumiendo, antes o después se revelan una ilusión.

Saludos

nadie dijo...

Uno de estos placebos tal vez sean el arte, la música o la literatura. Aunque quizá estas experiencias vayan mucho más allá de los efectos de un placebo, y se constituyan como la fórmula perfecta para, aunando deseo y memoria (y, por supuesto imaginación), vencer todo miedo. Un cordial saludo.

Il Gatopando dijo...

A ellos nos agarramos, Nadie. Y a ellos nos seguiremos aferrando. Alguien dijo que el arte no cura, alivia. No es poca cosa.

Un saludo cordial